Crónica de la II Fiesta vecinal intercultural en Reina Amalia. Ella tiene poder (XVII Festes Alternatives del Raval)

Dos cartells, dos missatges, dos relats, dues realitats confrontades (cat/cas)
12 Agost, 2019
Crònica de la Festa del xai
19 Agost, 2019

Crónica de la II Fiesta vecinal intercultural en Reina Amalia. Ella tiene poder (XVII Festes Alternatives del Raval)

Pasado el mediodía, ya instaladas las mesas que han sido adornadas con petunias, Victoria y María del 10 tiran desde el balcón un billete para aportar a la causa. Juan Martín les grita con dulzura desde la calle que no es necesario y Laura mira a Helena sonriendo. Hay que aceptarlo y agradecerlo no más, el año pasado hicieron lo mismo. Dicen que no pueden bajar porque son muy mayores pero quieren participar.

Desde el bar improvisado para la ocasión, Julia, Pilar y Ángela de Guerrilla Raval escuchan el hip hop de KissBoy 042, cuya voz firme atraviesa el muro de la casa fábrica del Ateneu del Raval. ¡Tremendo este chico! Frente al bar, la asociación filipina Ágape vende pinchos de pollo y rollitos de primavera a precios populares. Empiezan a llegar las vecinas. Llegan Toni y Carolina. Llega Ángel de Acción Raval. ¡Pero qué guapo ha quedado!

En el escenario situado de cara al carrer de La Cera, entre las imponentes figuras rumberas que hizo Dani, brillan las guitarras gigantes construidas con materiales reciclados durante el taller de decoración. Los chicos subsaharianos de la cooperativa EDUVIC han pintado de verde, amarillo y rojo los culos de las botellas de plástico que ha pegado Nico en el cuerpo de la guitarra. Ha quedado genial, dice Felipe mientras cuelga por la mañana las luces de colores y los cables metálicos que dejará flotando sobre la calle. Se ha empezado a montar desde temprano. Sobre la escalera de Klaus, Andrés amarra a los cables unas figuras infantiles misteriosas. Algo escucha Mohammed del 3 y sale al balcón para ofrecerle té con leche.

Algunas seguimos comiendo los pinchos de pollo mientras los espectáculos avanzaban. Erick canta un folk filipino. Miguel, una versión acústica de Talking Heads. Un grupo de chicas baila una coreografía que entusiasma a David del 13. ¿Y el Abuelo? Oh el abuelo… aparece y desaparece con sus soliloquios de filósofo greco-canalla a lo Diógenes, pero incorporando un baile elástico con ritmo epiléptico.

Cuando la Rumba se sube al escenario se hace notar. La calle queda muda para escuchar los primeros acordes de guitarra. Rumba gitana, cubana y rockera. Nacida aquí mismo, en el carrer de La Cera, en Reina Amalia. En esta fiesta se hace homenaje a la rumba. La leyenda viva del barrio, Peret Reyes, hermano de Ramonet, ahijado de Peret “el rey de la rumba”, pide palmas y las vecinas empiezan a bailar. David el travieso salta y empieza a moverse riendo a carcajadas, saca primero a Sonia y luego a Rita. Peret Reyes, siempre un caballero, gobierna sentado en el trono vecinal. Juega con el público, improvisa, marca el ritmo a sangre gitana. Termina con un regalo para el recuerdo. Una versión de uno de los clásicos imprescindibles de la rumba de todos los tiempos, esa que todas conocemos, “ella tiene poder, ella tiene poder, Reina Amalia es poderosa Reina Amalia tiene poder.”

Comments are closed.