Presentació del llibre: “Barcino pan y vino”

[OPINIÓ] DES DE LA MEVA TRINXERA. SOBRE LA DRETITZACIÓ DE L’ESQUERRA I LA GUERRA SOCIAL (cat/cas) Ruymán Rodríguez (FAGC) a la Soli Obrera
8 Octubre, 2019
Lluites i resistències al Raval i al món
10 Octubre, 2019

Presentació del llibre: “Barcino pan y vino”

divendres 18/10/2019 a les 19h. Presentació del llibre: “Barcino pan y vino” pels seus autors: Isabel Pellejero Usón i Eduard Musulén Palet i desprès a les 21h. passi del documental sobre les lluites del barri. 32è Aniversari del Lokal.

“Se cuece una de romanos”
Este texto nació de un comentario tan absurdo como fortuito. Fue durante la celebración del
cumpleaños de nuestra compañera y vecina Marga. En el Ágora Juan Andrés Benítez. Alguien, a quien no recordamos con exactitud, al ver allí reunidos a varios personajes aficionados a la historia del Chino, sentenció con la frase —“Se cuece una de romanos”—, el germen y el empeño que ha dado lugar a esta publicación.
En el ideario colectivo de la iconografía romana es Espartaco, el gladiador tracio que dirigió la
tercera revuelta servil contra la república romana, quien encarna el ideal de libertad y rebeldía.
Y con él, la figura del liberto. Sin embargo ateniéndonos a la realidad, en líneas generales, el liberto era aquel que asumía la romanización en mayor medida. Y quien aspiraba en su fuero interno a integrarse en la sociedad romana con derecho propio. Nótese la paradoja de que los libertos que medraban y se enriquecían compraban sus propios esclavos, lo cual rompe definitivamente ese ideal de justicia poética.
La búsqueda de un protagonista con tintes anarquistas, paralelo al ideal libertario, en el Imperio romano ha sido uno de los retos más difíciles. Encontrando, casi por azar, la figura jurídica del liberto dediticio. Aquel al que se le ha otorgado el privilegio de la libertad y en lugar de mostrarse agradecido hace gala de mala conducta. Juzgado por infamia, la ley romana que no contempla retirarle el estatus de liberto, le penaliza retirándole sus derechos políticos, el ejercicio del comercio, el derecho a matrimonio reconocido, le proscribe de las ciudades y le niega el derecho a la propiedad. Convirtiéndolo “de facto” en un esclavo sin amo.
Así nació nuestro protagonista al que bautizamos con el nombre de Tántalo, “el desafortunado”. Traidor de la confianza de los dioses, condenado por Zeus a pasar hambre y sed eternamente.
Un libertario sin Dios ni Amo.

Comments are closed.