Agradecimientos, celebraciones y reflexiones. El CAP ja a la Misericordia

Samarreta Rosa de Foc
22 Novembre, 2019
Hortaleza Antifascista y comunicado del equipo educativo del CPA Hortaleza
4 Desembre, 2019

Agradecimientos, celebraciones y reflexiones. El CAP ja a la Misericordia

Agradecimientos, celebraciones y reflexiones. El CAP ja a la Misericordia. Sobre una lucha que contiene muchos mundos

Finalmente el CAP se construirá en la Capella de la Misericòrdia, a la vez que la ampliación del MACBA se hará en la misma plaça dels Àngels. La Primera producto de la lucha de la Plataforma y toda la gente que la ha hecho suya y la segunda producto la capacidad de la Fundació y de los patrocinadores del museo por condicionar a las instituciones. Hay que señalar que el acuerdo difiere de la voluntad inicial del MACBA y todos sus apoyos por lo que, a pesar de que, como en las elecciones, todo el mundo afirma que gana, la realidad sostiene que hemos ganado los de abajo, los pequeños, los dignos. Ha ganado el barrio, la ciudad, la lucha, frente al poder, frente a los poderosos. Por eso hay que celebrarlo, no ocurre a menudo, es producto del esfuerzo, de la pasión, del deseo, del trabajo duro y cotidiano y a pesar de tanto en contra, con humildad e inteligencia pues a veces se gana.

Hay que felicitar y felicitarse. En primer lugar a las trabajadoras del CAP, ellas fueron las primeras en pelear. Sin su esfuerzo no habría ocurrido, ellas empezaron y aguantaron hasta el final. Después a la gente que escuchó y acompañó la propuesta de luchar y ahí se armó una asamblea que supuso el primer impulso para la creación de un movimiento. Y sumando y actuando a buen ritmo, con paciencia en un año y cuatro meses se desencalla un conflicto que duraba 13 años.

Se sumaron las trabajadores de Atención primaria que acompañaron el proceso desde el inicio y realizaron movilizaciones. Colectivos y entidades del barrio, primero las más pequeñas y luchadoras y poco a poco el resto y una gran cantidad de vecinas que formando parte de espacios y organizaciones que o bien apoyaban al MACBA o bien no querían enfrentarse a su poder, se sumaron a la lucha. Así fuimos ganando credibilidad y confianza.

Para ello tuvo mucha importancia aprovechar la posibilidad de presentar una propuesta al Pleno del Ayuntamiento para ser votada. Eran necesarias 3000 firmas y en muy poco tiempo conseguimos 6500. Nos abrió espacios y presencia en la calle y en los medios y legitimó nuestra propuesta. Otra cosa fue el espectáculo institucional, primero votan a favor cuando no era decisivo y después en contra cuando se podía revocar el convenio de cesión con el museo. Hay que agradecer a la CUP y a los Comuns por haber apoyado nuestra iniciativa.

La autonomía e independencia del movimiento fue clave para generar confianza, nos atacaron como dependientes de las decisiones de otros. La iniciativa política siempre fue nuestra y la defendimos como tal, eso no impidió el diálogo con partidos e instituciones para plantear nuestras reivindicaciones. La prioridad siempre fue el tejido social y las personas del barrio.

Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo y después de agotar todas las posibilidades se ocupó la Capilla, fue una decisión importante que abrió otra vez nuestra voz. No estábamos dispuestos a ceder y tomamos el espacio porque considerábamos que era la única manera de demostrar que no íbamos a ceder y fue un acierto. Las muestras de apoyo aumentaron y a partir de ese momento un sinfin de actividades, reuniones y acciones se desarrollaron. Mucha gente se acercaba a ver el espacio y a manifestarnos su apoyo.

La movilización de los sectores de la cultura de la ciudad para apoyar al CAP, fue la respuesta del sector ante la publicación del manifiesto la Cultura amb el MACBA y la acusación de confrontar salud y cultura que nos echaron encima. Ante cada iniciativa por parte del MACBA y sus apoyos de acusarnos se creaba una respuesta en la que se demostraba la falsedad de su postura.

Los apoyos del MACBA se fueron resintiendo. Dejaron de hablar públicamente aquellas personas que cada vez que lo hacían sumaban apoyos a nuestra causa y volvieron al trabajo de presión y de pasillos a partidos, instituciones y medios.

Se presentó una denuncia contra la ocupación de la capilla que tal como se desarrollaban los hechos pasó al archivo. Un espacio más de cultura alternativa, gratuita e incluyente se abrió para el barrio y la ciudad.

Y llegaron otras elecciones y el CAP pasó a formar parte de la pelea electoral. Otra vez nos ningunearon, pretendieron hacernos formar parte de la lucha partidaria pero nuestra voz consiguió mantener un tono propio e independiente de la lucha partidaria, solo queríamos un nou CAP ja. No tuvimos la fuerza suficiente para imponerlo porque aquellos que nos habían manifestado su apoyo fueron minoría. No olvidamos a quienes cambiaron de opinión y forzaron la situación para que el MACBA no perdiera la revocación del convenio. Siempre supimos que no había otra solución y que algún dia lo logaríamos, aunque a veces tuvimos dudas.

Conseguimos un grupo mínimo de personas para repartirnos los esfuerzos, para llegar a más espacios y abrir el movimiento. Conseguimos que algunos medios y periodistas nos acompañarán y nos dieran voz, también hay que felicitarles por hacer bien su trabajo. Conseguimos que mucha gente se sintiera libre para tomar iniciativas que se sumaban a la campaña. Conseguimos que muchos mundos tuvieran lugar en la lucha y resultó clave.

Siempre ocurre quienes intentan capitalizar las luchas, allá cada cual. Nosotras sabemos que esas redes rebeldes que van creándose en el Raval, suma de personas, colectivos, espacios y organizaciones, crecen. Ahí están cuando se les necesita y tienen el apoyo con otras tantas de otros barrios. Esas son las que cuando se activan, consiguen cosas.

Esperamos que sirva para inspirar, animar y hacer crecer las luchas de la ciudad. Que sirva como ejemplo para que otras lo hagan, a su manera. Hay que aprender de los aciertos y de los errores, que nuestros enemigos cada vez son más fuertes. Salud y ánimos.

Comments are closed.