Solidaridad y apoyo mutuo frente a brutalidad e impunidad

Aportación solidaria para la comunidad de La Esperanza
1 abril, 2018
La fuerza del apoyo mutuo. Federación de Anarquistas de Gran Canaria
6 abril, 2018

Solidaridad y apoyo mutuo frente a brutalidad e impunidad

Es el Raval pero tenemos mucho en común con Vallekas, con el barrio del Carme, con tantos centros de las ciudades, . Barrios con historia, con luchas desde que existen para sobrevivir sus habitantes y su carácter rebelde, en el que los pobres y los que aspiran a otros mundos siempre han habitado y se han desarrollado con muchas dificultades, nunca ha sido fácil, sus piedras y sus rincones están tallados de dolor, de sufrimiento, de anhelos y practicas libertarias. Ahora ya lo mismo se puede decir de todos los barrios populares.

Son las historias del Raval, las de antes y las de ahora. El arriba con su dinero, su poder y sus uniformes que quiere poner orden, hacer negocio y expulsarnos de nuestro territorio, con la ley y con la fuerza y el abajo un sin fin de comunidades, familias y personas en constante cambio buscando un lugar en el que ganarse la vida y vivir dignamente.

Así somos y así queremos avanzar, cambiándonos nosotros mismos, aquí queremos quedarnos porque tenemos derecho y porque es nuestra voluntad y lucharemos por conseguirlo aún sabiendo que la lucha es muy desigual y que esta vez se conjuntan fuerzas muy potentes contra nosotros.

La brutalidad y la impunidad cada dia se manifiestan con más potencia, están en juego los pocos derechos y libertades conseguidos pues son un freno que quieren saltarse sin miramientos. Se manifiestan constantemente mediante acciones judiciales, policiales, políticas y económicas (siempre en nombre de la libertad y del progreso) contra la mayoría, propagadas por los grandes medios de comunicación que hacen de la mentira su sentido y a quien no las acata se le reprime sin miramientos como ejemplo y castigo. Es el dia a dia.

Desde hace 30 años, abrimos cada dia mañana y tarde, cualquiera puede acercarse traer, crear o comprar materiales alternativos de cultura crítica y autogestionados. Hemos acompañado las luchas de la ciudad, del país y del mundo, conocemos gente diversa de la cual aprendemos. Formamos parte de un archipiélago de espacios, colectivos, personas y comunidades, en el barrio, en la ciudad y en el mundo que tenemos en común muchas veces lo que nos separa, que nos respetamos y nos queremos, que nos apoyamos y sin los que la vida perdería sentido.

Y lo disfrutamos, nos da mucho trabajo y muchos dolores de cabeza pero también mucha felicidad, no sabemos ser de otra manera. Y sabemos que es nuestro momento, que haremos todo lo posible con nuestra experiencia, nuestra sabiduría, nuestros mundos en común para evitar la derrota de la libertad y de la justicia. Sabemos que somos millones y que el planeta no es suyo. Sabemos que ante la duda siempre la libertad primero y que no tenemos miedo de experimentar y probar algo mejor que el dominio de la mentira presentada como normalidad.

Sabemos que no somos mayoría que muchos no nos entienden, otros nos temen, incluso hay quienes nos odian, a nadie le impondremos nada por la fuerza pero desobedeceremos lo injusto y defenderemos nuestros derechos y los de cualquiera frente a quien nos los quiera quitar. Somos buena gente pero hace tiempo que aprendimos de lo bueno y de lo malo. Nos queda organizarnos bien, no parecernos a quien queremos derrotar, no confundir la lucha para todos con nuestros privilegios, escuchar y aprender respondiendo a las urgencias a la vez que haciendo camino lento.

Estamos en ello sin por ello sentirnos mejores, aportando lo que mejor sabemos hacer. Salud y suerte.

Comments are closed.