Parece que seamos la bomba pero es muy sencillo de entender

Resum del Debat sobre la necessitat urgent d´emplaçament del CAP Raval Nord a la Capella de la Misericòrdia
8 Novembre, 2018
Ja tenim la impresora a color per fer petites tirades de cartells al barri (cat/cas)
15 Novembre, 2018

Parece que seamos la bomba pero es muy sencillo de entender

Parece que seamos la bomba pero es muy sencillo de entender

La combinación de estar abiertos todo el día, la necesidad y la desesperación, escuchar y hacer algo en cualquier caso y desde hace mucho tiempo hace que no paremos durante todo el día. Hace que la gente venga, porque no tiene dónde ir, la voz corre de boca a oreja y sabe que por lo menos se le escucha y además se le ofrece la información mínima y la posibilidad de reaccionar y luchar sin prometer nada.

Dándole vueltas al tema de la organización, de qué y cómo hacer, sobre el asistencialismo, el apoyo mutuo, la no delegación, la autonomía y qué quiere decir ser libertario/anarquista en barrios como el nuestro se encuentran respuestas en lo más sencillo que resulta ser lo más complicado. Reaccionar, primero escuchar y no dar la tabarra; segundo explicar los derechos que uno tiene, las opciones que puede escoger, si es la de luchar y resistir dar a conocer las redes y grupos del barrio y acompañar según las posibilidades, deseos y decisiones que tomen.

Así trabaja el grup contra la violencia inmobiliaria, así stop desnonaments raval y así parte de las redes del barrio, cada cual a su manera . El lokal ayuda, apoya, impulsa pero no sustituye ni representa ni dirige. Sabe de sus debilidades que son muchas y de su fortaleza más simbólica, estando detrás o al lado de las personas y los colectivos.

La verdad, las verdades son muchas y hay que saberlas, tenerlas en cuenta y contarlas. Algunas son, que en la administración hay funcionarios que no informan, ni tratan bien a la gente al lado de quienes si lo hacen y pelean los derechos. Que los procesos burocráticos, los protocolos son en muchos casos lentos e injustos, que esto produce situaciones que no se entienden y desesperan y que hay que combatir. Pero también es verdad que hay quien echa una mano, quien acompaña a la gente y hay que reconocerlo y buscar las maneras de hacer en común en lo que se pueda y en lo que no denunciar y pelear y siempre desde la autonomía, desde la autogestión y desde la autoorganización. Como estamos en periodo electoral permanente, y más cuando lo próximo que está en juego es el Ayuntamiento, el partidismo lo complica todo.

También sabemos de nuestros errores y de los de la gente, de la falta de información, de la falta de confianza, de la dificultad para afrontar sus problemas, de lo enrevesado de cualquier gestión de los aprovechamientos en beneficio propio, de la picaresca. Todo esto nos hace cometer errores aunque sepamos que la única manera es afrontarlos, estar ahí a pesar de todo eso y cuando no se llega a más porque no se puede, no prometer ni responsabilizar a quien no es responsable.

Es la peor situación que nos ha tocado vivir desde que estamos aquí y hemos visto muchas. Es un proceso mundial que aquí vivimos con más intensidad pero que es global, también es cierto que es cuando más resistencias existen, cuanta más gente hay implicada, gente en situación muy precaria que dispone de poco tiempo y de pocos medios, no son los activistas de siempre. Hay mucho malestar y mucha lucha por eso es importante hacerlo bien ir al ritmo del tiempo, a veces acelerado y a veces con calma, buscar los apoyos y alianzas para poder resistir y vencer (esas pequeñas victorias). Entender las diferentes maneras de hacer y respetarlas aunque no nos gusten e invitar a cada cual desde su trichera, su manera de ver el mundo, sus ideas a poner en primer lugar la emergencia, la lucha común. Si lo conseguimos el CAP será para el barrio una prioridad y se construirá en la Misericordia, el Ágora Juan Andrés se quedará en el barrio, pararemos los desahucios, ocuparemos los pisos de grandes propietarios para pedir alquiler social, haremos que el espacio sea público y seguro y no privado y para el negocio (ya sean las mafias legales o ilegales) y haremos respetar nuestros derechos y quien mande sea quien sea tendrá que tenernos en cuenta o le irá muy mal.

Nos jugamos mucho en este tiempo, son tiempos malos que apuntan soluciones autoritarias e injustas pero a la vez abren brechas a posibilidades libertarias y nos toca a nosotras a la gente conseguirlas. Ánimos y suerte.